sábado, 22 de enero de 2011

Los problemas de la TÍA MARÍA

En relación al Proyecto Minero Tía María de propiedad de Southern Perú Copper Corporation, (SPCC), generalmente se escuchan dos tipos de posiciones: Unos que defienden a la minera a  toda costa, negando que haya efectos ambientales sobre la provincia de Islay; y otros maximiza los efectos negativos y se oponen a ella negando cualquier beneficio. Pero no se escuchan voces y propuestas en favor del desarrollo sostenible, que debería de hacerse sobre la base de un análisis Costo / Beneficio.


El Proyecto Minero Tía María, se ubica específicamente en el distrito de Cocachacra, provincia de Islay, región Arequipa, y tendrá una duración estimada de 18 años. Se encuentra en una zona con elevaciones que van desde los 350 hasta los 1050 msnm. Los materiales serán extraídos de dos yacimientos contiguos, llamados “La Tapada” y “Tía María”. El proyecto estará ubicado a 38.5 km de la irrigación San Camilo, a 3.75 Km de El Fiscal, a 6.25 km de Cocachacra, y a 74 Km de Arequipa.


En el tajo La Tapada las reservas totales extraíbles incluyen 445 millones de toneladas de mineral de óxido a una ley promedio de 0.434 % Cu. En el tajo Tía María las reservas totales extraíbles incluyen 193 millones de toneladas de mineral de óxido a una ley promedio de 0.304% Cu. El mineral será procesado mediante el método de lixiviación, extracción por solvente y deposición electrolítica para la obtención de cátodos de cobre de alta pureza (99.999% Cu). El mineral  extraído será procesado en planta, pasando por tres etapas de chancado, curado, aglomeración y lixiviación en pila dinámica (60 días de extracción), para finalmente recuperar el cobre en una planta de Extracción por Solventes (ES) y una planta de Deposición Electrolítica (DE). Se procesarán 100,000 toneladas de mineral por día, para producir aproximadamente 120,000 toneladas por año de cátodos de cobre.


Todo proyecto minero lleva consigo impactos significativos que afectarán a la zona de influencia, y que las empresas mineras generalmente buscan presentar estos efectos como mínimos a fin de asumir los menores compromisos que les sea posible. El Estudio de Impacto Ambiental (EIA), es una herramienta que ayuda a identificar los probables impactos, así como su manejo, mitigación y compensación. La Ley Nº 27446 y su Reglamento, aprueban el Sistema Nacional de Evaluación de Impacto Ambiental, para el sector minero se aplica específicamente los D. S. N° 016-93-EM, D.S. N° 059-93-EM, D. S. N° 058-99-EM y el D. S. Nº 028-2008-EM.


Por graves errores en su política informativa y en el torpe manejo que tuvo anteriormente de las relaciones comunitarias de SPCC, la principal dificultad que enfrenta actualmente el proyecto Tía María, es la no aceptación de la población, llamada también la “Licencia Social”. En la provincia de Islay existe un fuerte rechazo a la presencia de la minera, que se legitimo en septiembre del 2009, cuando se realizo una consulta popular, donde cerca del 90% de la población participante se pronuncio en contra la minera. Los paros y protestas posteriores son cosas ya conocidas.


El Ministerio de Energía y Minas (MINEM) a finales del año pasado, emitió cuestionadas Resoluciones Directorales Nº 397 y Nº 398, que aprueba los mecanismos de complementarios de participación ciudadana y medidas de difusión del Estudio de Impacto Ambiental del Proyecto Minero Tía María; y se encarga su evaluación al Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD). En términos prácticos se da una salida legal y procesal, a un problema social, que puede provocar una reacción de rechazo de un importante sector de la población de Islay. 


Retomar el camino del dialogo transparente, abierto  y responsable entre las partes, debe ser el primer paso, luego vendrá la presentación de observaciones técnicas, ambientales, legales y sociales al proyecto, que obliguen al levantamiento de todas y cada una de ellas, por parte de SPCC. Una nueva consulta ciudadana con carácter vinculante puede ser un mecanismo eficaz y eficiente. Recién así la autoridad del MINEM podrá emitir su pronunciamiento en relación a la aprobación o no del Estudio de Impacto Ambiental, hacer lo contrario es irresponsable y provocador.